domingo, 13 de febrero de 2011

Mario Wong

La intención de todo artista es plasmar la idea o el objeto deseado. Esta búsqueda se puede prolongar incluso todo una vida; sin embargo, el mismo hecho de intentarlo ya significa una aproximación a la perfección.

Este es el caso del escritor peruano Mario Wong, quien con el paso del tiempo viene construyendo una obra significativa y de gran importancia.

La poética y el discurso establecido están conectados estrechamente con la realidad; es decir, el artista no puede escapar de su época por esta razón, como representante de una generación, Mario Wong plasma en sus libros aquella época violenta y catastrófica de la cual fue víctima el Perú.

La evocación a una época significa también tomar conciencia de una realidad. La soledad, el desarraigo, la muerte, el vacío y la constante presencia del terror plasman las circunstancias de una época difícil y traumática.

Después de presentarnos obras como “El testamento de la tormenta, “La estación putrefactaMoi, je vis à San Miguel, mais je meurs pour Amalia”, Mario Wong nos entrega “Su majestad el terror (Editores Pasacalle, Lima 2009). Es un libro lleno de ambición y propuestas.

Las historias paralelas y el trajín vertiginoso por las que pasan los personajes como Roberto Mallen hacen de esta entrega, un libro de propuestas y búsquedas, ampliando de esa manera el horizonte de la literatura latinoamericana.