sábado, 31 de diciembre de 2011

Un poema de Tomas Tranströmer



RETRATO CON COMENTARIOS



He aquí el retrato de un hombre que conocí.
Sentado a la mesa; el periódico abierto.
Los ojos se cierran tras las gafas.
El traje lavado con brillo de pinar.


Es un rostro pálido y a medio terminar.
Pero él siempre ha inspirado confianza. Por esto
La gente evitaba acercársele
y quizá, así, toparse con la desgracia


Su padre ganaba dinero a raudales
Pero en la casa nadie andaba seguro.
La sensación de que extraños pensamientos.
se metían en la casa por las noches.

El periódico, gran mariposa sucia,
La silla y la mesa y el rostro, descansan.
La vida se detuvo en los grandes cristales.
¡Dejémoslo un momento suspendido!


Eso que soy yo en él descansa.
Existe. Él no lo siente
y por eso existe y está vivo.
¿Qué soy yo? A veces, hace mucho tiempo,
por unos segundos me acerqué
a qué es YO, qué es YO, qué es YO.

Pero cuando precisamente vi a YO,
YO desaparecí y quedó un hueco
por el que yo caí como cayera Alicia.



De “El cielo a medio hacer”, Tomas Transtromer, traducción de Roberto Mascaró. Ed. Nórdica. 2010; (p.p. 71)